A 4 años de la Ley de Egreso

Se cumplen cuatro años de un momento histórico en lo que hace a la protección de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en la Argentina: la aprobación de la Ley 27.364, que significa el reconocimiento de los derechos de quienes crecen separados/as de sus medios familiares, en hogares o con familias de acogimiento.

El programa nacional creado por esta ley (PAE) ha iniciado una política pública innovadora, que reconoce que vivir bajo el cuidado del Estado –aunque sea por un plazo corto– genera efectos, no siempre positivos. Ante todo, se reconoce también que esta situación requiere de un proceso de preparación para que los/as jóvenes salgan del cuidado estatal y sigan creciendo con derechos –derecho a estudiar, a la salud, a tener las necesidades básicas cubiertas–, en condiciones de igualdad con quienes crecen en el seno de sus familias de origen.

La ley ha logrado tres puntos clave: un nuevo derecho, participación de adolescentes y jóvenes en los procesos de decisión por su propia vida, acceso a una asignación económica mensual que pueda solventar necesidades y resolver problemas reales. Al día de hoy, todas las provincias firmaron sus convenios de adhesión al programa, pero todavía falta mucho para garantizar el acceso al PAE para todos y todas las adolescentes y jóvenes sin cuidados parentales. Es fundamental que se difunda el PAE para que cada vez más adolescentes y jóvenes tengan garantizado su derecho.

A cuatro años, sabemos que lograr que las leyes vivan y se cumplan requiere de un ejercicio permanente de participación, para que estas sean una realidad efectiva en todas las jurisdicciones y para cada joven. Por eso celebramos hoy, el compromiso activo y colectivo en la lucha por su vigencia.

“No es solo una ley y un número, sino la posibilidad de un futuro para cada joven titular del PAE. Esta ley como tal es un abrazo en la soledad”.

Extracto de la carta elaborada por la Guía Egreso en conmemoración del 4to aniversario del PAE.