“When I left my foster home”, el relato de lo que pasó un joven al irse del hogar de cuidado

Cada semana, el diario británico The Guardian en su sección llamada Social Care Network. My social care story, presenta distintas historias contadas por sus propios protagonistas.

Ésta es la de un joven que transitó su infancia y adolescencia de hogar en hogar. (Para leer el texto en su versión original hacé clic aquí).

Cuando dejé el hogar, obtener ayuda se convirtió en una pesadilla

Las autoridades locales deben hacer algo para manejar la incertidumbre, la desolación y la confusión a la que se enfrentan los jóvenes cuando los transfieren de un hogar a otro.

Cuando las tensiones en mi hogar pasaron a otro nivel, era tiempo de irme. Y cada paso de ese proceso fue una pesadilla.

Era abril de 2008, estaba a pocos meses de mis exámenes finales y un verano de trabajo, antes de irme a Escocia. Soñaba con estudiar en la Universidad de Edimburgo y vivir en una de las ciudades más bellas del mundo.

Las cosas se volvieron cada vez más frágiles y tensas en el hogar en el que había vivido durante más de siete años y, después de explorar todas las vías posibles y tratar de reconciliar las relaciones, algo se había roto.

La decisión era sólo mía y era el salto más grande que había hecho. Estaba entrando en lo desconocido. ‘¿A dónde me voy mudar? ¿Tendré apoyo? ¿Estaré a salvo?’.

Dejé el hogar por la mañana con algo de ropa, mi teléfono y el cepillo de dientes; y llamé a mi trabajadora social. Ella era nueva y todavía no nos habíamos conocido, pero habíamos estado en contacto por las dificultades que tuve en el hogar.

Cuando le dije que no podía vivir más ahí, ella parecía enojada y frustrada. “¿Por qué haces esto? Esta no es la decisión correcta”. Yo estaba en shock. Ella sabía por todo lo que yo había pasado. En ese momento de profunda preocupación, lo último que necesitaba era ser cuestionado por una decisión que, obviamente, no tomé a la ligera.

Ella me dijo: “Voy a volver más tarde para hacerte saber lo que te va a pasar”. Me empecé a sentir como un ciudadano de segunda clase que a regañadientes estaba siendo trasladado a cualquier lugar que me pudiera aceptar, en lugar de la persona joven desafortunada que era.

Traté de revisar los exámenes mientras esperaba con nerviosismo. Tenía la esperanza de recibir novedades con bastante regularidad, dado el día de cambio de vida que estaba teniendo, pero no oí nada en la tarde.

Traté de llamar a las autoridades locales en varias ocasiones y, finalmente, me pusieron con un hombre que ni siquiera se presentó a sí mismo. Se sentía como la extracción de sangre de una piedra, pero con el tiempo me dio la dirección de una unidad de cuidados, a millas de distancia, en una zona que nunca había visitado antes.

“¿Hay alguna posibilidad de que me ayude con un taxi?”, pregunté. “¡Ah! ¿Qué pensás que soy, un servicio de taxi? Podés hacer tu propio camino”, fue su respuesta. Por supuesto que no pensaba que era un servicio de taxi, pero no me hubiera venido mal un poco de compasión.

Luego de un par de horas, y de la ayuda de amigos de la escuela que conocían bien Londres, averigué cómo ir a este nuevo lugar y viajé 90 minutos para llegar por mi cuenta. Llegué temprano en la noche a un edificio que se parecía a una cárcel. Fui recibido por los trabajadores sonrientes pero confundidos, que no me estaban esperando. Me dijeron que no tenían una habitación para mí. El pánico se apoderó de mí.

Tomó varias llamadas telefónicas a la gerente de atención de unidades de cuidado y al personal de la autoridad local para confirmar que debía permanecer en esta unidad después de todo.

Era un día claro y cálido pero las ventanas de la unidad estaban cerradas, y algunas de ellas habían sido tapiadas con madera – se ve como si hubiera sido hace muy poco. El lugar se sentía peligroso y nervioso. Y nerviosa era la forma como yo me sentía. ¿Cómo podría vivir allí? Caminé penosamente hasta el segundo piso del oscuro y desolado edificio con mi llave y bolsa de ropa en la mano.

Entré a mi nueva casa y cerré la puerta detrás de mí tan rápido como pude. Quería escapar de todo el mundo y quería escapar todo el día. Yo estaba realmente agotado y mi aislamiento y vulnerabilidad empezaron a acrecentarse. Viviendo en una pequeña habitación, rodeado de gente que no conocía.

Tenía que cocinar, limpiar, lavar la ropa y valerme por mí mismo, así como viajar 3 horas por día a la escuela y estudiar para mis exámenes finales. Tenía muchas cosas que hacer como delegado escolar, pero ahora vivía mucho más lejos de la escuela, de mis amigos y de mis dos hermanos.

La única constante potencial en esta situación, la autoridad local, el Estado, me ofreció poco e inconsistente apoyo  en este movimiento, y esto persistió a lo largo de toda mi estadía en ese hogar. Era como si el proceso hubiera sido diseñado para ser lo más difícil posible, agravado por el hecho de hablar con personas que no parecían preocuparse por mí en lo más mínimo.

Pero la experiencia no me impidió cumplir mis sueños. Había luz al final del túnel. Tenía los más difíciles seis meses de mi vida por delante, pero continué para cumplir mi sueño y estudiar geografía humana en Edimburgo.

Me encantó cada minuto allí. Me hice amigos para toda la vida, tengo el mejor de los recuerdos y he logrado una relación 2:1. Conseguí uno de los mejores esquemas de posgrado en el país y en la actualidad soy gerente en el servicio de salud. Llevo una vida feliz y exitosa.

Es posible prosperar después de experimentar transiciones inquietantes. Pero no debería haber sido tan difícil y, si mi experiencia sirve, el Estado tiene que hacer más para gestionar la incertidumbre, la desolación y la confusión a la que se enfrentan los jóvenes cuando se trasladan de hogar en hogar.

 

Comparta sus opiniones