Familias de tránsito: entre la alegría de ayudarlos y la tristeza de tener que dejarlos ir, Junio 2014

En Argentina son casi 2000 las familias que reciben en sus casas a niños y niñas que, ya sea por maltrato, abandono, abuso, han sido separados temporalmente de sus padres y que esperan una resolución de la Justicia.

Según la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Sennaf), 14.675 niños crecen fuera del cuidado de sus padres biológicos. Más del 85% de ellos viven en hogares de cuidado, y tan sólo el 14% es acogido por ‘familias de tránsito’. Se trata de familias que reciben a los menores como si fueran sus hijos, los cuidan y los protegen todos esos meses que a la Justicia le lleve encontrar una solución para ellos: ya sea que deban volver a su primer hogar con sus familiares directos, o sean adoptados por otra familia. ¿La condición? Estas familias de tránsito no pueden, por ley, pedir la adopción de estos niños, tarea que se torna difícil a medida que se van conociendo y encariñando.

“Si no te encariñás, no servís”, dice una de las tantas mamás que apuestan a albergar en su hogar a estos niños, ya que “lo más importante que les dejamos a estos chicos es enseñarles a ser familia”.

Para leer más de esta conmovedora nota, seguí el link: Familias de transito, La Nación.

 

Comparta sus opiniones